Es un nuevo modo de conducir el vehículo que tiene como objetivo lograr un bajo consumo de carburante a la vez de reducir la contaminación ambiental. A su vez se obtiene un mayor confort en la conducción así como un plus de tranquilidad para nuestros caballos y una disminución de los riesgos en la carretera.

Para conducir un remolque de caballos de manera eficiente hay que evitar frenazos bruscos y acelerones, realizar el cambio de marchas de manera adecuada y no olvidarnos nunca de nuestros caballos. Así los ruidos que proceden del motor se disminuyen.

Este tipo de conducción impregna un estilo de tranquilidad que evita los estados de estrés producidos por el tráfico con lo que reduce el riesgo y la gravedad de los accidentes así como un óptimo descanso de nuestros animales en el viaje.

Debemos ser capaces de anticiparnos a las situaciones del tráfico con el fin de frenar lo menos posible. Mantener una velocidad adecuada y constante hará que el consumo se mantenga.

Una buena elección del conjunto coche-remolque repercutirá directamente en los gastos del vehículo como combustible y mantenimiento (frenos, embrague, caja de cambios, motor, neumáticos…) pues están sometidos a un esfuerzo menor.

Debemos de tener en cuenta varios factores en la hora de adquirir el conjunto. El coche a de tener una potencia adecuada con el peso real que vamos a arrastrar. En el remolque la aerodinámica, tara y estabilidad jugarán un papel crucial en el comportamiento del conjunto. En Remolques Bonilla estamos muy comprometidos con estos factores reduciendo costes de mantenimiento y consumo del vehículo tractor hasta un 80%  que con otro tipo de vans.

Nuestras diferencias.

  • Tara: entre un 25% a 40 % menor
  • Arodinámica: junto a una menor tara conseguiremos que nuestro vehiculo baje  hasta un 70 % el consumo comparandolo con otros remolques.
  • Estabilidad: a mayor estabilidad menor esfuerzo de nuestro vehiculo ya que reduciremos notablemente los frenazos y acelerones.




Publicado: 24 de Octubre de 2016